Reseña: El Príncipe del Mar (Kaori Ozaki)

¿A qué autora leída en los últimos meses recomendaría de cara a las Navidades? Después de darle vueltas me di cuenta de que realmente lo tenía bastante claro: Kaori Ozaki.

Solo he tenido el placer de catar dos obras suyas, las dos conclusivas: "Los dioses mienten" y "el príncipe del mar", ambas traídas a España por la excelente labor editorial de Milky Way.
Además de estos tomos también podéis encontrar "inmortal rain".

¿Y con solo dos obras es para mí mi autora de las Navidades? pues sí, porque me han llegado muchísimo. Se trata de obras intimistas, con ese maravilloso "slice of life" que me encanta en la ficción japonesa.

Podéis ver en la portada la temática acuática y entiendo que eso os lleve más al verano que a esta época del año. Pero me parece una lectura navideña perfecta porque deja calor en el corazón. Así de ñoña os lo digo.

Si os vais a lanzar a por una, realmente me ha gustado más "los dioses mienten", pero he preferido hablaros de "el príncipe del mar" porque se adentra en el realismo mágico. Y, al fin y al cabo, este es un blog centrado en las obras de género.

"El Príncipe del Mar" es una compilación de tres relatos shojo.

El primero, "Ametsukigahara", nos cuenta la historia de unos alumnos de instituto, una visión un tanto retorcida de la amistad, el buscar nuestro lugar en el mundo y la sexualidad juvenil. Este último punto me resultó un poco complejo porque lo sentí muy forzado en la protagonista.
Aún así tiene un final que me encantó y en el conjunto merece mucho la pena.

El segundo, "un día de nieve", es brevísimo. Ozaki juega en él a contar pero no contar y le sale de vicio. Un pequeño placer del que es mejor no decir mucho más.

Y, por último, "El Príncipe del Mar", que da nombre a la compilación. Tiene un diseño de sirenas que me encanta y no me quito de la cabeza. 


Os pongo una muestra muy pequeñita por no hacer spoiler, pero el dibujo es una delicia. Generan mucha intriga y son un telón de lujo a una historia sobre amistad, pérdida, duelo y la posibilidad de rehacer tu vida. Tiene un rico mundo simbólico y podría ser una película de Ghibli.

¡Poned una Kaori Ozaki en vuestra vida!

Comentarios